El Parkinson no son sólo temblores, sino una serie de síntomas que hacen de él una enfermedad altamente incapacitante para nuestros mayores. Más del 1% de los europeos mayores de 60 años lo padecen -un dato que crece en los mayores de 75 años, donde alcanza entre un 2 y un 4% de la población- y que es uno de esos enemigos silenciosos a los que combatir con ayuda de nuevas herramientas como los serious games y las nuevas tecnologías.

Por eso, en febrero de 2016 se inició el ambicioso proyecto i-PROGNOSIS, donde más de 60 investigadores de 13 centros europeos, desde neurólogos especialistas en Parkinson hasta ingenieros biomédicos y asociaciones de usuarios, han colaborado en un programa pionero de dos apps (disponibles en la Play Store). La primera, i-Prognosis, que recopila datos sobre los pacientes para la detección precoz del Parkinson a través de grabaciones, escritura o incluso fotografías, que permiten valorar a los especialistas la posible sintomatología de los usuarios. La segunda, iPrognosis Games, que se combina con la anterior a través de serious games basados en una serie de pautas de ejercicio, de escritura, emocionales o alimenticias.

Lee el artículo completo aquí